¿Elegimos con la cabeza o con el corazón? Cómo tomar la decisión “correcta”.

Pasa a menudo que tomamos una decisión y por alguna extraña causa, el eco de ese impulso nos acompaña durante un tiempo. Asoma a través de las preguntas ¿habré hecho bien? ¿ Es esto correcto? Sin duda, tomar una decisión trae una factura asociada, una abanico extenso que en forma de juicio nos sitúa en…Leer más ¿Elegimos con la cabeza o con el corazón? Cómo tomar la decisión “correcta”.

El conflicto con la creatividad (y en esencia con nuestra libertad) está mediado por la relación que hemos tenido con el grupo, la autoridad, y las creencias.

Dentro del grupo en que crecimos (escuela, familia, sociedad) había normas; unas reglas bastante inconscientes que dieron marco a nuestra personalidad y expresividad. De la misma manera también había unos códigos de comunicación definidos como "no decir lo que piensas", " no decir lo que sientes" “posponer tus deseos”, “ser evaluados”... Nuestra relación con los demás era comparativa y nuestra expresión siempre estaba mediada por un halo de normatividad y juicio. Es así como las personas terminamos por decir "Yo no soy creativo" o "Yo no sé hacer eso o aquello" cuando en realidad están diciendo "Yo no sé agradar al otro a través de mi expresión auténtica y sincera".

Creatividad y Canto Improvisado: El Método (I). Creatividad y grupo. Introducción.

El motivo por el que creé esta propuesta de Creatividad y Canto Improvisado no era para generar artistas ni gente ávida capaz de cantar canciones improvisadas. El deseo fue el reencuentro con la esencia creativa y el desarrollo de nuestra libertad; el reencuentro con el “ser esencial” que ha sido anulado a lo largo de nuestra biografía.

Se aprende en la acción y no en el pensamiento de la acción.

Es como cuando un niño aprende a jugar al fútbol. Cuando esto sucede no le decimos: "¡Mira, Pablito! Esto es un balón y el volumen de una esfera de 3/4pr3; al ejercer una F=m·a el balón experimentará un impulso y una energía cinética que, llegado a su altura máxima, describirá una parábola...etc". Lo que hacemos es darle un balón y le decimos: "¡Juega y diviértete!"

El sesgo de nuestra educación: TENER no es SER.

A los alumnos de la V Promoción de Formación en Creatividad Aladúrica. (Inteligencia Poética y Canto Improvisado)  Hemos de ser lo suficientemente ávidos como para no caer en el sesgo básico de la educación que hemos recibido. Y es que, a menudo, creemos que TENER es SER; es decir, creemos que por haber aprendido los motivos…Leer más El sesgo de nuestra educación: TENER no es SER.