Afinación Emocional.

Lo que más nos preocupa cuando empezamos a cantar es la afinación, sin embargo, para el Canto Improvisado lo importante no es la perfección. Buscamos valentía y sinceridad; buscamos la voz que somos. No nos tenemos que exigir estar en un estado en el que no estamos. Por esto,cuando cantemos impro, simplemente tenemos que dejarnos fluir.

Permeabilizando Cabeza y Corazón (Básico).

El Volcán es uno de los juegos más comunes entre los improvisadores para calentar nuestra mente y estar en disposición para dejar que nuestras ideas andan solas. Lo único que tendrás que hacer será leer la palabra que aparece en el vídeo y proponer tú otra. Esta respuesta es libre y puede ser literal.

Tarareando el interior (Básico).

Para empezar te propongo lo siguiente: escucha esta canción y simplemente tararea. Es muy IMPORTANTE que estés tranquilo y te sientas cómodo. Te proponemos acostarte en la cama o permitirte estar en el autobús absolutamente imbuido en la música. Ponerte auriculares facilitará el adentramiento en la madriguera emocional. Repetimos: deja que tu mente viaje con la música y comienza a tararear.

Técnica de Romper la rima.

Habitualmente cuando nos enfrentamos a una canción improvisada, nace dentro de nosotros la necesidad de tener que rimar durante toda la canción. Este sucede muy a menudo. Es como que queremos hacerlo todo perfectamente bien y eso, dentro de nuestras creencias, nos lleva a pensar que tenemos que rimar. ! Cómo si no fuese lo suficientemente complejo hacer la canción, encima tenemos que rimar y encontrar un estribillo divertido y aforista! En fin, nosotros y nuestras exigencias.